Maestro del Pene | ¿Funciona o es una estafa? | Revisión 2016

Maestro del pene

Hola, mi nombre es Arturo Silva y te voy a revelar lo que nadie más te dice sobre el e-Book Maestro del Pene, escrito por Rafael Cruz. Yo lo probé por 6 semanas y te voy a mostrar con fotos mías lo que sucedió con mi miembro. No quiero guardarme nada sobre el método que propone el PDF así que tómate 2 minutos porque te aseguro que conocer lo que tengo que decirte cambiará tu vida sexual.

Mi “pequeño” problema

Tenía un problema muy grande, o no se si decir “pequeño”, mi pene apenas medía 12 cm erecto. Si bien no se lo podía catalogar como una microfalosomía tampoco era algo normal. Como te podrás imaginar mis novias no me duraban, apenas veían mi paquetito se les notaba la cara de decepción. Pero la gota que derramó el vaso fue mi tercera chica…

Llevábamos 4 meses de novios y aún no habíamos tenido sexo aunque ella me calentaba mucho, siempre me besaba y me ponía duro, pero apena se notaba. Por mi inseguridad cortaba los besos y caricias cuando se empezaban a poner intensos, pero sabía que no podía ocultar mi problema toda la vida, así que me arriesgué una noche.

Después de salir del cine nos fuimos a un hotel y empezamos a besarnos, ella estaba tan cachonda que cuando le metí la mano bajo la falda su tanga estaba empapada. Ninguno aguantaba más la calentura así que en un segundo ya estábamos sin ropa… Era el momento de la verdad, tenía una erección muy fuerte pero conforme iba bajando mi boxer vi su reacción.

“Métemelo más mi amor”

Hasta entonces pensaba que lo pero era que tu novia te dijera que tenias la polla corta… Estaba equivocado, lo peor es que tu novia se aguante la risa y se sienta avergonzada de ti en silencio, pero su rostro lo diga todo. Eso fue lo que sucedió aquella noche, aún así quería afrontar mi problema así que le dije lo que todos los perdedores dicen para excusar su vergüenza “El tamaño no importa, lo importante es saber usarlo bien mi amor”.

Con eso la convencí de seguir a la penetración, me repetía a mi mismo que tenía que moverme bien y darle duro para que sienta el maldito pene y escucharla gritar. La puse en posición de perrito y se la dejé ir toda con hasta que mi pelvis chocó con su culo. Ella decía “métemelo más mi amor“… Pero ya estaba todo adentro.

Sentí como mi hombría se iba por el piso cuando me dijo a los 5 minutos que ya se había venido y que nos vistamos. Fue tan obvio que fingió para no seguir en el acto. Después de eso se vistió, y revisó su celular para decirme como excusa que su mamá la estaba llamando y tenía que irse de inmediato. Salió por esa puerta y no me escribió nada hasta el siguiente día… Solo me dijo:

Tu eres una buena persona pero lo eres lo que busco, tu sabes a que me refiero

Eso terminó con el poco orgullo de hombre que me quedaba. La única novia de quien me había enamorado me estaba terminando por tener un pito pequeño. No la culpo, estaba en su derecho de pedir algo más que 12 centímetros.

Toqué fondo

En mi desesperación empecé a probar una cosa tras otra, TODO LO QUE ME RECOMENDABAN LO PROBABA.

Quería alargar mi pene a cualquier costa, dietas especiales creyendo que lo que comía se iba a ir directo a mi polla. Cremas vasodilatadoras que me dejaban adormecido y con problemas de disfunción erectil, DHT, ejercicios de jelqing que solo me lastimaban el pene, o bombas de vacío que si me dejaban el miembro más grueso pero por la hinchazón, pero nada que crecía.

Me dediqué a ver las últimas noticias sobre cirugías para alargar el tamaño del pene. Las cirugías además de ser extremadamente costosas pueden tener horribles efectos secundarios como la insensibilidad del pene o la pérdida del mismo, si es que el cuerpo lo rechaza. Eso me aterraba así que las descarté de plano.

Tomé contacto con Rafael Cruz

En uno de esos reportajes leí sobre un tipo llamado Rafael Cruz que estaba revolucionando la manera de alargar el pene con técnicas de riesgo cero. No te voy a mentir, al principio me parecía un charlatán al afirmar que sus técnicas eran las únicas que funcionaban. Cerré esa página, pero por la noche no dejaba de pensar “Y si el no es un charlatán y sus técnicas de verdad funcionan?” … Tenía que hablar con él para sacarme todas esas dudas de la cabeza.

Volví a buscar el artículo y a investigar quién es Rafael Cruz, hasta que al fin pude ponerme en contacto por el vía Twitter. Le pregunté de todo y el tuvo la paciencia de aguantar mi desesperación. Le dije que necesitaba conocer sus técnicas para hacer crecer el pene y así fue como lo animé a crear un libro y vídeos en donde condensó todos sus secretos para pasar de un pene de verguenza a uno que de verdad enorgullezca.

Fui uno de sus primeros clientes y me arrepiento de no haberlo conocido antes… Me hubiera ahorrado mucho dinero y sobre todo verguenzas y rechazos.

Seguro estarás pensando cuanto creció mi pene, pues mejor te dejo unas fotos de mi antes y después.

Mis resultados con Maestro del Pene

Mi pene era una lástima pero gracias a Maestro del pene pude convertir mi polla en una herramienta para darle placer a las chicas. Ahora no me da miedo sacar mi pene frente a mi conquista y sobre todo esos gemidos profundos de ellas son mi mejor recompensa. El proceso completo duró 8 semanas, tuve que ser contante y aplicarme al pie de la letra a las indicaciones de Rafael Cruz.

Maestro del Pene funciona

Pero te voy a ser sincero, el libro Maestro del Pene no es para todos, por eso voy a advertir algo: No compres el libro si te identificas con alguno de los siguientes puntos:

Si encajas con alguno de esos puntos es mejor que no descargues Maestro del Pene porque no lo vas a aprovechar. Mejor cede tu turno a alguien que si quiera tener un pene más grande y grueso.

Conclusiones

Los resultados hablan por si solos, así que te recomiendo que no dejes pasar más tiempo. Porque para ver los resultados requieres varias semanas y es posible que el producto suba de precio también.

>>Para descargar el PDF con las técnicas de Rafael Cruz Haz Clic Aquí.